Se trata de un sistema para buscar financiación a través de internet 

Una de las mayores ventajas que ofrece internet es la posibilidad de poner en contacto personas. Bajo esta idea nacieron las páginas webs especializadas, los blogs, los foros o las redes sociales. Internet ofrece un especio virtual donde personas de todo el mundo pueden compartir experiencias e intereses comunes. Y, por supuesto, también pueden compartir proyectos. Seguro que has oído hablar del crowdfunding. Y, aunque el nombre te suena raro, la idea en la que se basa es muy sencilla: personas con proyectos que buscan inversores.

El crowdfunding se desarrolla en internet y, básicamente, lo que hace es poner en contacto personas con ideas que buscan financiación con personas con dinero que quieren invertir en proyectos que les interesen.

Por normal general, el crowdfunding funciona de la siguiente manera: El emprendedor abre un perfil en una de las múltiples webs de crowdfunding existentes, en donde se detalla en qué consiste el proyecto (que puede ser de lo más variopinto, desde la publicación de un libro o la creación de un videojuego a iniciativas de tipo solidario), cuánto dinero se precisa, qué tipo de aportaciones se pueden realizar y qué recompensas tiene cada una y qué tiempo se fija para encontrar la financiación.

A partir de este momento, se publicita el proyecto y diferentes usuarios van aportando las cantidades que consideren necesarias. Al final del plazo, se sabrá si el proyecto ha obtenido o no la suficiente financiación para ser desarrollado. Si finalmente se lleva a cabo, las personas que han financiado el proyecto con dinero recibirán recompensas en función de la aportación realizada. Éstas pueden ser igualmente de lo más variado: si se financia una película independiente, por ejemplo, las recompensas pueden ser desde aparecer en los títulos de crédito o salir de extra en una escena a ser invitado a la fiesta de presentación de la película, por ejemplo.

Uno de los sectores que más está empleando esta novedosa forma de financiación es el sector cultural. Según datos de RTVE, el 73% de los proyectos presentados en Verkami consiguió su objetivo de financiación. Pero no es el único sector que está utilizando la red para desarrollar proyectos. Empresas jóvenes vinculadas a las nuevas tecnologías o a sectores tan pujantes como el del ocio digital también están apostando por el crowdfunding. Incluso instituciones culturales tan conocidas y emblemáticas como el Museo del Louvre han recurrido al crowdfunding para financiar proyectos de restuaración de obras de arte.

Como ves, el crowdfunding empieza a ser una práctica muy habitual para desarrollar proyectos o iniciativas de todo tipo, al margen de los habituales canales de financiación tradicional. Si estás interesado en crear un crowdfunding, puedes informarte en portales como el Universo Crowdfunding .

Además, te recomendamos la lectura de blogs especializados en este fenómeno o que eches un vistazo a este artículo de RTVE sobre el tema l.

VIA: http://www.chaval.es